Carlos Beltrán y la sazón de la gastronomía intercultural

Carlos Beltrán y la sazón de la gastronomía intercultural

Un autodidacta. Así se define Carlos Beltrán, cocinero, investigador, docente y promotor de la cocina intercultural en Cañete. La Sazón es su marca, aunque aclara que ya no le pertenece. Como producto. Sin embargo, sus desaparecidos restoranes en el centro de la ciudad histórica, en Concepción y frente al lago Lanalhue siempre tuvieron su sello. “Cocina territorial con productos de la zona”, como describe su trabajo gastronómico que tiene la obligación de reinventarse una y otra vez en 25 años de trayectoria, de investigación con las comunidades, de “recorrer con la cocina” eventos y seminarios, de dar charlas sobre la interculturalidad de la gastronomía, de la raíz, de su tierra.

Esperaba jubilarse el 2023, pero Beltrán reconoce que el “bichito de la cocina” no lo va a dejar retirarse tan fácil, mientras explora un nuevo proyecto con su nombre, donde espera “cocinar con lo que encuentre”, además de reversionar sus especialidades como el Lomo Araucano, la Paila Carajo o el Pico Ardiente, que le entregaron fama y tradición a Cañete.