Patrimonio cultural

Experiencia uno:

Patrimonio cultural

“La provincia de Arauco es reconocida por su rico patrimonio cultural, siendo un punto de encuentro entre el pueblo mapuche, chileno y alemán. Así, caminar por la provincia de Arauco es revivir su pasado, un pasado protagonista de la historia de Chile.

Y es que este territorio tiene una importante presencia mapuche, quienes mantienen vivas sus costumbres y tradiciones desde hace siglos, compartiéndolas con quien quiera conocerlas. Así, el visitante puede pernoctar en una ruca tradicional, conocer los secretos de las plantas medicinales, sus ritos, jugar al palín, degustar catutos, muday y merquén, llevarse de recuerdo una hermosa joya de plata, una manta hecha a telar con lana de oveja teñida naturalmente, o una pieza de cestería hecha de ñocha, todas técnicas ancestrales únicas en el mundo que se transmiten oralmente de generación en generación. En fin, el visitante está invitado a maravillarse con la cosmovisión de una cultura que vive en absoluta armonía con la naturaleza, la que en la provincia de Arauco sigue muy bien resguardada por la “gente de la tierra” (significado de mapuche).

En este territorio tuvo lugar la Guerra de Arauco, donde se enfrentaron españoles y mapuche, y en la que participaron importantes personajes como Pedro de Valdivia, Lautaro y Caupolicán.

Contulmo es una de las localidades donde es más latente la multiculturalidad. Debe su nombre a la cultura mapuche, ya que significa “lugar de paso” en mapudungun, pero para las 48 familias alemanas que llegaron desde Hamburgo, a principios del año 1884, no fue un lugar de paso, sino que su nuevo hogar. Esto derivó en que hasta el día de hoy pueda apreciarse su arquitectura clásica alemana, además de disfrutar de su gastronomía –especialmente repostería– y sus tradiciones.

Otro gran hito del patrimonio cultural de nuestro país que tuvo como escenario esta zona, fue el auge de la industria minera, la que por mucho tiempo configuró la identidad de las ciudades y sus habitantes. Ésta fue un pilar fundamental, en particular, para Curanilahue, Lebu y Los Álamos. Por eso, para entender su historia, y también su presente, es imprescindible recorrer la Ruta del Carbón, donde se puede revivir la vida minera incluso explorando bajo la tierra, como lo relató Baldomero Lillo en su libro Sub-Terra.

Gracias al carbón, también, se preparan las famosas tortillas de rescoldo, cuya venta está en manos de las Palomitas Blancas de Laraquete. Con un atuendo característico, este colectivo de mujeres, que fue declarado Tesoro Humano Vivo 2016, comercializa este clásico de la cocina criolla, las que en este lugar tienen la particularidad de incluir mariscos en su preparación, transformándolas en un producto único y original de la zona. Además, Laraquete es también el lugar donde se encuentra la joyería en base a piedra cruz, que incluso obtuvo recientemente denominación de origen.

Pero el patrimonio cultural no sólo es el pasado, sino que se configura día a día para crear un futuro. Así, si bien antiguamente la provincia de Arauco fue uno de los motores del país gracias a la minería del carbón, hoy se vislumbra que volverá a serlo, esta vez de la mano de una fuente renovable como es la energía eólica. De hecho, es posible visitar los distintos parques eólicos de la zona, que incluyen actividades turísticas para conocer sus instalaciones y los bellos terrenos donde se emplazan”.