Zona costera

Experiencia cuatro:

Zona costera

“La zona costera de la provincia de Arauco concentra una gran oferta de actividades turísticas. Y es que Chile tiene más mar que tierra. El Océano Pacífico es uno de los límites geográficos del país y lo recorre por completo, lo que ha configurado nuestra identidad, al ser una protección natural, fuente de alimentos y actividades recreativas.

Gracias a la amplia zona costera de la provincia, es posible disfrutar de los recursos marinos disponibles para todo su desarrollo gastronómico, en distintos restaurantes y cocinerías ubicados en las zonas que bordean la costa. Incluso el visitante puede optar por conocer, mediante su propia experiencia, lo que es extraer mariscos o pescar a caballo.

Los paseos por la playa, ya sean caminatas o cabalgatas al atardecer, son un imperdible de la zona, sobre todo si se está en la Isla Mocha, en su Reserva Nacional. Esta isla permaneció casi 160 años sin habitantes, lo que hizo que la naturaleza existente no fuera adulterada con otras especies foráneas y es por eso que tiene uno de los siete microclimas menos intervenidos del mundo.

Todos estos paisajes únicos han ido poblando el lugar de mitos y leyendas, como la de la ballena Mocha Dick, inspiración del mundialmente famoso relato de Herman Melville, Moby Dick; y la presencia de piratas y sus tesoros enterrados, por dar algunos ejemplos.

En el golfo de Arauco se puede disfrutar de extensas playas de arenas blancas, así como también de acantilados y cavernas naturales que encantan a sus visitantes en todo el litoral hacia el sur y hasta la localidad de Tirúa. Así, por ejemplo, se encuentra acá la Caverna de Benavides, una formación rocosa de más de 40 metros de altura de la que también se dice que oculta un botín en oro y plata, lo que ha inspirado a que anualmente se realice una búsqueda del tesoro con un premio en dinero. Además, fue sede durante muchos años del Festival de Cine de Lebu, uno de los más importantes de Chile y la región”.